Al Minuto

Para dejar el alcohol pasa del propósito a la acción: Secretaría de Salud

Hermosillo, Sonora, enero 22 de 2019.- Si uno de los propósitos para este año es dejar de beber alcohol, los primeros pasos para enfrentar el alcoholismo, consisten en tomar la decisión de hacerlo y buscar ayuda profesional, señala la Secretaría de Salud en el Estado.

 

Para ello, la dependencia estatal cuenta con el Centro de Higiene Mental “Carlos Nava Muñoz”, establecimiento que atiende en la Unidad Receptora de Adicciones, a las personas que sufren de esta enfermedad, donde se le da un tratamiento integral al paciente.

 

Según informa la Secretaría de Salud, el alcoholismo puede provocar grandes cambios en el organismo, con alteraciones diversas como estados depresivos, episodios de ansiedad, complicaciones en el hígado, cirrosis hepática, sangrado de tubo digestivo, gastritis, úlceras y problemas demenciales.

 

Al pedir ayuda, el paciente entra en una fase de desintoxicación, ya que el organismo presenta alteraciones físicas y mentales secundarias al consumo de alcohol, como el síndrome de abstinencia, por lo que es necesario una atención sicoterapéutica, que consiste en una reestructuración de la manera de pensar y actuar ante ciertas situaciones.

 

Los desencadenantes para desarrollar alcoholismo son: el entorno social como las amistades; la fácil accesibilidad al alcohol; las cuestiones culturales de la región; los factores sociales como problemas, pareja, familia; así como la vulnerabilidad individual, ya que hay personas más susceptibles a generar dependencia al alcohol.

 

Además, de acuerdo a su consumo, las personas se pueden clasificar como: usuario, es quien bebe eventualmente una copa de vino con la comida, una o dos cervezas en alguna ocasión el fin de semana; abusador es el que consume regularmente alcohol y tiene repercusiones por ello, como llegar tarde a un compromiso o en mal estado, aquí es cuando se debe de acudir con un especialista.

 

El dependiente es quien ya tiene repercusiones importantes, además de que si no bebe, tiene episodios de ansiedad y necesita cantidades cada vez mayores de alcohol para sentirse bien, ya se le considera alcohólico y presenta síndrome de abstinencia si deja de beber.

 

Por último, la Secretaría de Salud hace un llamado a la población a buscar ayuda profesional para dejar de consumir alcohol, está comprobado que las personas pueden salir adelante del alcoholismo, donde el apoyo familiar es muy importante y la continuidad en los grupos de ayuda es primordial para mantenerse en constante abstinencia.