Al Minuto

Secarán la Laguna del Náinari

CIUDAD OBREGÓN.- El secado de la Laguna del Nainari es la alternativa que autoridades municipales y especialistas, eligieron para erradicar la presencia del pez diablo y pangasio.

 

Los daños que las especies causa la flora y fauna acuática, así como la posibilidad de que los andadores colapsen por la singular forma en la que el pez diablo deposita sus huevos en las paredes de la laguna, son algunos de los factores por lo que se requiere erradicar las especies, informó Omar García.

 

El director de la Promotora Inmobiliaria dijo que aun no definen la fecha en la que iniciará el secado y están por determinar el costo que tendrá el procedimiento.

 

El proceso se realizará en etapas, iniciarán con el secado y posteriormente removerán la tierra para que ningún pez o huevos queden en el lugar y se esperará al menos un mes para que se seque completamente para finalizar con el llenado.

 

“Está controlado pero estamos ante un peligro inminente de que bajo alguna circunstancia estos peces salgan a los canales”, añadió.

 

Entre las decenas de ejemplares de pez diablo que ya han sido extraído pescadores y biólogos que desde hace semanas trabajan en el lugar, se han encontrado algunos de medidas de 45 centímetros y aunque puede vivir 14 horas fuera del agua, en pruebas realizadas con los extraídos, han vivido hasta 20 horas.

 

“Es un pez comestible (pez diablo) aunque tiene poca carne, vamos a desarrollar algún proyecto a ver si es del interés de alguien porque incluso la piel puede ser aprovechada para hacer bolsas, carteras, entre otras cosas”, añadió.

 

Durante el secado, el agua será enviada al sistema de drenaje y se colocarán filtros para detener a los ejemplares de pez diablo y pangasio y extraerlos y el resto como tilapia, bagre y mojarrita orejona, serán enviados a un centro de resguardo para posteriormente repoblar la laguna una vez que concluya el llenado.

 

Marco Linné Anzueta Bustamante, director del Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora, detalló la alerta por la presencia de ambas especies es ambiental, ya que para el hombre no representa un riesgo directo.

 

Especialistas del Instituto Tecnológico del Valle del Yaqui (ITVY), del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson) y del Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora, además de pescadores, participarán en el proceso.

 

En 2010, durante la administración del alcalde Manuel Barro Borgaro, la laguna también fue secada con el fin de modernizarla, lo que incluyó construir el segundo andador peatonal.

 

En ese entonces, el llenado de las 22 hectáreas que comprende el espejo de agua, llevó alrededor de 10 días.