Redes Sociales

Columnistas

Empresas exportadoras en la balanza del T-MEC

Publicado

el

Por Sara Canchola ( @sicanchola en Twitter)

A partir del primero de mayo de este año debieron estar listas las empresas de las industrias minera, automotriz, autopartes, aeroespacial y cemento, entre otras, que se consideran prioritarias en el T-MEC y por lo tanto deben cumplir con el acuerdo Laboral 23-A sobre la Representación de los Trabajadores en la Negociación Colectiva en México; así como con los Anexos 31-A y B del (Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida).

Evidentemente como país nos interesa quedar bien al ser Estados Unidos y Canadá  los principales destinos de las exportaciones de México que en enero 2023 fueron (US$34,927M), y (US$1,263M), respectivamente según datos del INEGI.

Cada una de estas industrias cuenta con una basta cadena de suministro que también debe de estar en el entendido del cumplimiento de su empresa tractora, pues aquellas que las que no lo hagan pueden poner en riesgo el proceso de exportación.

Sobre todo las empresas exportadoras que son sujetas a certificaciones y auditorias. Todas deben de tener documentado el cumplimiento para los temas de libertad de asociación, requerimientos nacionales e internacionales y mecanismos de inclusión para evidenciar la aplicación de medidas sistémicas, además de asuntos de salud, seguridad, salarios, compensaciones, horas laborales, prevención de prácticas discriminatorias, así como para la prevención de prácticas de trabajo forzado, entre otras.

Se supone que para el 01 de mayo del 2023 deberían tener legitimados los contratos colectivos de trabajo y para ello ya sería necesario que conozcan bien los aspectos de la reforma laboral, con la finalidad de reducir el riesgo de denuncias, demandas y multas.

Por lo anterior es necesario que quienes administren a estas empresas cuenten con la implementación de sistemas de gestión efectivos, con indicadores de desempeño que puedan monitorearse para que garanticen el cumplimiento normativo y el de los principios y derechos fundamentales en el lugar de trabajo, con la finalidad de proteger a todo el personal propio y de proveedores o contratistas, dentro del alcance que tiene la empresa.

Que las condiciones laborales sean cada vez mejores y cumplan con las auditorias del sistema y del código de conducta que tendrán de parte de los clientes internacionales.

Sin duda apegarse a la Ley Federal del trabajo, Reglamentos y Normas Oficiales Mexicanas, así como tratados internacionales es lo que se espera para que el empresariado mexicano logre la debida diligencia, sin embargo existen muchas herramientas validadas por terceros que pueden servir de apoyo y guía para el cumplimiento de los compromisos que cada sector tiene con el país y con el TMEC.

Sara Canchola

Consultora en Responsabilidad Social y Sostenibilidad

linkedin.com/in/sara-canchola-86324235

www.vinfidem.com.mx

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

Argentina: Una coyuntura crítica para las elecciones de 2023 y un punto de inflexión para el futuro.

Publicado

el

Por: Abraham Sierra

Argentina se encuentra en un momento crítico de su historia. Las elecciones presidenciales de 2023 se han convertido en una confrontación épica entre dos fuerzas opuestas, lo que indica un cambio importante en el rumbo del país. Ante desafíos internos y una situación económica precaria, los argentinos deben elegir entre mantener las políticas actuales o avanzar hacia nuevos horizontes.

La identidad de la nación ha sido moldeada por numerosas luchas a lo largo de su historia. Una de las más controvertidas y violentas fue la Batalla de las Malvinas en 1982, en la que los argentinos se defendieron valientemente de los reclamos británicos sobre las Malvinas, un territorio que alguna vez les había pertenecido. Esta hazaña heroica simboliza el deseo de recuperar la soberanía perdida.

Hoy, Argentina está atrapada en una lucha interna que ocurre una vez cada cuatro años: las elecciones presidenciales. Todo el poder político se concentraba en la simbólica Casa Rosada, donde miles de ciudadanos debían tomar decisiones críticas. ¿Deberíamos continuar con las políticas actuales que han traído consecuencias agridulces a este país, o arriesgarnos a seguir un camino desconocido?

El actual presidente Alberto Fernández llegó al poder en diciembre de 2019 con la esperanza de lograr un cambio. Pero su mandato ha sido difícil y controvertido, lo que ha socavado la confianza inicial de la gente en él.

Pero Argentina enfrenta una crisis más profunda. La inflación se ha convertido en un monstruo insaciable, que devora los ahorros de la gente, erosiona la confianza en la moneda local y provoca que el peso argentino se deprecie incontrolablemente. El gobierno ha introducido varias medidas para afrontar la crisis, pero continúa el debate sobre su eficacia y sus consecuencias a largo plazo. Además, Argentina ha estado tambaleándose ante el turbulento telón de fondo de América Latina.

Los recientes golpes de estado en Bolivia y Perú han desestabilizado la región y derrocado presidentes. Los argentinos observan con miedo e impaciencia, preguntándose si su país sería el siguiente en la lista de tragedias. ¿Volverán los fantasmas del pasado que amenazaron con hundir al país en la incertidumbre y el caos? Las elecciones de 2023 son un punto de inflexión para Argentina.

De las y los candidatos, Sergio Massa (peronista) y Javier Miller (liberal), encarnan el debate entre la continuidad del gobierno en la izquierda y la búsqueda de un cambio radical en la derecha. Las tensiones y la polarización política han alcanzado un punto álgido, y cada semana previa a las elecciones se convierte en un campo de batalla que decidirá el destino del país.

El 22 de octubre, miles de personas asumirán el papel de protagonistas de este drama político durante las elecciones generales de Argentina. Tendrán que elegir entre apoyar al gobierno que los está dirigiendo actualmente o hundirse en el abismo de la incertidumbre en busca de nuevas esperanzas. Será un momento trascendental que marcará un punto de inflexión en la historia de Argentina y encenderá las llamas del cambio. A Argentina le espera un momento decisivo.

Las elecciones de 2023 son una oportunidad única para pasar una nueva página en la historia y establecer una dirección política clara. El destino del país está en juego y los ciudadanos deben tomar una decisión acertada para mantener las políticas actuales o realizar cambios significativos. El resultado tendrá consecuencias no sólo en Argentina, sino en toda la región.

Continuar Leyendo

Economía

¿EMPRENDER POR EMPRENDER?, NO!

Publicado

el

Por Sara Canchola

Cuando emprendemos un negocio la mayoría del tiempo iniciamos con una mentalidad muy positiva, estamos seguros de que nuestro proyecto va a funcionar y que tendrá un impacto positivo tanto para nosotros como para quienes adquieran el producto o servicio.

Y aquí viene el pero…pero muchas personas no destinan tiempo para asentar puntualmente hacia y hasta dónde quieren llegar. La planeación debe considerar varios aspectos sobre la operación del negocio, pero también de la administración; no es sólo pensar en algo que te gusta mucho y ya deberías emprender para venderlo, y creer simplemente que es rentar, comprar y vender. 

Si no deseas estar dentro de la estadística del INEGI en donde el 52% de los emprendimientos mueren antes de los primeros 2 años, entonces construye cimientos sólidos, desarrollando una planeación que haga a tu negocio altamente competitivo.

Lo anterior es de suma importancia porque para saber cuál es la oferta de valor que se ofrecerá, es necesario tener claro hacia dónde queremos llegar y en cuánto tiempo será.

Como sabemos el dinero no lo es todo, si bien es cierto nos ayudará en gran medida con la inversión inicial no es garantía de crecimiento sostenido, por lo tanto no tendrá incidencia positiva en la economía de los socios, accionistas, empleados o comunidad local.

Uno de los obstáculos que como emprendedores tenemos que superar es la falta de cultura organizacional, donde nos cuesta mucho trabajo puntualizar las metas y objetivos a plazos determinados, que además sean monitoreados constantemente. 

Para el cumplimiento de estos se debe de desarrollar un sistema de gestión que contribuya a alcanzar las metas planteadas en el tiempo esperado.

Escuchar sobre un sistema de gestión pudiera sonar muy complicado, pero no lo es, no se asusten.

La clave es tener la disciplina para elaborar y dar seguimiento a los planes, programas, políticas, códigos, reglamentos y procedimientos que mantengan a la empresa por el camino de la competitividad, es decir que puedan considerar las siguientes variables:

  1. La planeación estratégica
  2. Producción y comercialización
  3. Aseguramiento de la calidad
  4. Comercialización
  5. Contabilidad y finanzas
  6. Recursos humanos
  7. Gestión ambiental
  8. Sistemas de información

De acuerdo con Red PYMES-Cumex. (2010), la variable que sobresale y a la que le ponen más atención las empresas sonorenses son la contable y financiera; por otro lado, las menos atendidas son la planeación estratégica, la de recursos humanos y sistemas de información.

En mi experiencia aun cuando las empresas tengan varios años funcionando, pueden y deben adoptar esta cultura de negocio con la que lograrán reducir el riesgo de que su emprendimiento acabe mal; son claves sencillas que requieren de disciplina pero que harán la diferencia entre permanecer o desaparecer.

Consultora en Responsabilidad Social y Sostenibilidad

linkedin.com/in/sara-canchola

Twitter @sicanchola

https://www.facebook.com/sara.canchola.9

www.vinfidem.com.mx 

Continuar Leyendo

Columnistas

Estructuras, parte 1.

Publicado

el

Estructuras, parte 1.

Lo mismo de siempre.

Por Erika Tamaura (@erikatamaura en Twitter)

Durante toda mi vida busqué pensar fuera de la caja, seguir la ruta creativa, ser disruptiva y todo aquello de lo que hablan las teorías para innovar y emprender nuevos caminos. Incluso lo convertí en un estilo de vida. Era mi bandera y sello personal hasta que me invitaron a dar clases en una escuela primaria por primera vez en mi historia de maestra. Yo estaba emocionada, los tableros de Pinterest me tenían muy inspirada y llegué con muchas ideas y energía. Me presenté al reto con mucha esperanza. Creí que iba a ser miel sobre hojuelas y al fin iba a poder poner en práctica muchas cosas que veía en Youtube, en libros y en congresos sobre didáctica, juegos, dinámicas y demás cosas preciosas para el aprendizaje. Quiero contarles sobre cómo es que fracasé desde el día uno.

Al final del primer día de clases yo estaba llorando en mi clóset amargamente. Episodios que se repitieron en varias ocasiones durante el año escolar. No solo estaba dando clases en educación primaria por primera vez, sino que, estaba en el área denominada “large group” la cual es la hora en dónde todos los estudiantes de cada grado participan en actividades de arte, música, idiomas o educación física. En la escuela dónde estoy, hay aproximadamente mil niños por todo el campus, lo cual se traduce para mí en la atención de unos trescientos niños por día. Nada de lo que yo había vivido como gestora cultural me pudo haber preparado para esto. Ni la operación de festivales, ni los eventos en plazas públicas, ni la administración de talleres o de galerías, nada. Mil niños a la semana. Mil. Además del número, subestimé mi audiencia.

Afortunadamente, cerca de mí estuvo una gran mujer: Adeline Fleming, cuyo puesto es: behavior interventionist, algo así como: “intervención para el comportamiento”. Nótese que la palabra “behavior” no se traduce literalmente a “disciplina” sino que más bien se refiere a formas en cómo uno se comporta.  A través de la guía de esta gran maestra pude ver cosas que había olvidado, dejado de practicar o que jamás había conocido. Nunca había tenido que estructurar cada minuto mío frente a niños. Nunca había tenido que realmente ejercer autoridad casi militar sobre nada. Nunca le había tenido tanto miedo al tiempo y a los minutos. Me enfrenté con mi falta de repertorio suficiente para dirigir niños. Subestimé totalmente mi aventura. Entonces, este año de trabajo fue como un posgrado en estructuras y quizá algo de lo que comparto pueda resonar para ti:

-Seguir instrucciones es importante, porque eso nos da un sentido de seguridad a todos.

-Si no sabemos cómo hacer algo o si nos equivocamos, lo volvemos a hacer. Una y otra vez. Y otra, y otra.

-Si alguien no puede seguir las reglas, se queda sin oportunidad de participar. Hasta que logre controlar sus impulsos.

-Si estás teniendo un mal día o un incidente, puedes salir a caminar y tomar un tiempo fuera, lavarte la cara, tomar agua y respirar. Cuando estás listo para volver, entras de nuevo en la dinámica.

-Si lastimas a alguien, ya sea intencionalmente o por accidente, debes pedir una disculpa frente a frente.

-Los niños no saben que necesitan estructuras, para eso están los adultos. Los niños no deben llevar el peso de resolver qué y cómo hacer, ellos deben seguir. Para esto están los maestros y los adultos, para guiar.

-Tener una rutina es bueno.

-Tener límites es necesario.

-Seguir un horario mantiene el ritmo del día. Con espacios para trabajar, jugar y descansar.

-La energía tiene que salir, si alguien tiene mucho que dar, se le da mucho que hacer.

-Cada quién es responsable de su propio comportamiento y todos somos un equipo cuando estamos en el mismo salón.

-Cada niño es diferente, cada situación es diferente y ser flexible no está peleado con ser disciplinado. Todos necesitamos sentir en algún momento que alguien tiene el control.

-Siempre habrá una forma para hacer cualquier cosa. Siempre.

-El tiempo libre no siempre es la mejor idea.

-No tiene caso mentir, porque siempre hay alguien que está viendo.

-Hay que dar abrazos cuando alguien está triste o cuando llora.

Me quedan 17 días de clases en esta experiencia que jamás voy a olvidar. La siguiente semana les cuento sobre cómo me reconcilié con las estructuras que me hacían falta gracias a mi trabajo con niños.

La foto que acompaña esta columna, es un dibujo de una mariposa por un alumno de kínder de la escuela Andre Elementary de CFISD.

  • Música para la semana: Les recomiendo a Leo P, saxofonista. El video me lo compartió mi marido ayer. ¡Es buenísimo!
  • Hay que poner atención a: el día mundial del amor (1 de mayo), día internacional contra el acoso escolar o bullying (2 de mayo), día mundial de la libertad de prensa (3 de mayo), día mundial de Star Wars (4 de mayo), día internacional sin dietas (6 de mayo) y el día mundial de la risa (7 de mayo).
  • Si notas que algo está muy intenso es porque: Esta semana se da el último eclipse de luna llena y de nodo sur en la zona Escorpio de tu carta. Sé paciente contigo y date tiempo para respirar entre cada momento de tu rutina. Las cosas se están moviendo y sobre todo, hay ciclos cerrándose. Dejar cosas ir es agotador. Date extra apapacho.

———————————-

Erika Tamaura es gestora cultural, maestra, migrante y periodista cultural.

Podcaster en Capuccino Radio y blogger en Sobre las horas.

Originaria de Ciudad Obregón, Sonora, México. Radica desde 2019 en Houston, Texas, Estados Unidos.

Continuar Leyendo

Tendencia