Al Minuto

Emite Secretaría de Salud recomendaciones para un corazón sano

Hermosillo, Sonora, 17 de mayo de 2018.- Incluir frutas y verduras en cada comida, consumir de seis a ocho vasos de agua al día y limitar el consumo de grasas y azucares, contribuyen a tener un corazón sano, manifestó José Ronaldo Ruíz Fuerte, cardiólogo del Hospital General del Estado (HGE).

Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, que se conmemora cada 17 de mayo, la Secretaría de Salud en el Estado recuerda a la población sonorense la importancia de mantener estilos de vida saludables.

Una  recomendación importante, refirió el especialista, es realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física, por lo menos cinco veces a la semana, además, evitar el sedentarismo, consumo de tabaco y alcohol, así como no omitir el desayuno, comida y cena.

“La hipertensión arterial se puede presentar a cualquier edad, ya que las causas que la producen son diversas, puede ser síntoma secundario de un problema renal u hormonal, pero lo más común es que se desarrolle por los antecedentes genéticos, familiares o el exceso de peso”, indicó.

Ruiz Fuerte explicó que este padecimiento es una enfermedad crónica no transmisible que se origina debido a la fuerza que ejerce la sangre sobre la pared de las arterias en el organismo de una persona, lo que ocasiona que se tengan cifras de presión altas.

Cuando se da el diagnóstico de la enfermedad, señaló, se recomienda que la persona continúe con las medidas de prevención y acudir a su unidad de salud más cercana, donde será valorado por un equipo multidisciplinario de médicos, nutriólogos, activadores físicos  y sicólogos, para evitar complicaciones.

“La principal recomendación para quienes ya presentan el padecimiento es evitar el consumo de sal y seguir las recomendaciones de los especialistas para mejorar su salud”, enfatizó Ruíz Fuerte.

El padecer sobrepeso y tener más de 40 años de edad incrementa el riesgo de desarrollar hipertensión arterial, puntualizó, por lo que para prevenirla se deben llevar estilos de vida saludables y acudir con regularidad a chequeos médicos.